jueves, 13 de mayo de 2010

La importancia de las bases de datos

Hola a todos,

algo que siempre he pensado, y que el pasado viernes me confirmó la ponencia de Óscar Alonso, es la importancia de las bases de datos.

Una base de datos de elaboración propia no tiene por qué ser costosa, como históricamente se viene diciendo cuando se enseñan las fuentes de información primarias en las universidades ya que, ¿cuánto cuesta pedirle unos datos básicos a tus clientes en el momento de compra o contacto y registrarlo en un ordenador o móvil?

Si bien es cierto, parece ser que el insertar campos de información en una landing sí que es algo muy cotizado como nos explico Óscar pero, si captas al cliente, ahí podrás recabar una ficha mucho más exhaustiva de tu cliente y a un coste cero. Por ello las landing y los microsites son tan escuetos, porque cuesta dinero cada pregunta que hagas en la ficha de registro.

No todo el mundo está dispuesto a dar sus datos, o al menos no les agrada hacerlo. El reto está en obtener los datos que uno necesita sin incomodar al cliente, dificil pero alcanzable. Algunos ejemplos vimos en clase como el de una empresa que en tres pasos registraba a sus clientes y además les entretenía con un minijuego (el cual recababa datos de manera sutil). Esto va íntimamente ligado al "tap counter" del que hablaba David Pogue en mi post anterior.

Con una buena base de datos, una empresa tiene la mitad del éxito asegurado, opino. Porque si tienes la información que necesitas saber de tus clientes, tienes infinidad de posibilidades de aplicar distintas campañas de marketing. Dicho de otro modo, segmentar.

En la segmentación creo que está la diferencia entre las realmente buenas compañías y las sencillamente buenas. Quizás tus clientes quieran un mismo producto básico, pero cada uno con características distintas ya sea en cuanto a especificaciones, plazos de entrega, precio, y un infinito etcétera.

Las empresas se empeñan en ofrecer productos y promociones, con lo fácil que es preguntar qué queremos.

Óscar nos puso un ejemplo de una clínica especializada en problemas sexuales de los hombres, tales como la disfunción eréctil. Incorporando una pregunta tan sencilla como "¿cuando quieres que te llamemos?" en su landing dispararon la tasa de conversión de clientes registrados porque el problema era que cuando la empresa llamaba a la persona que se había registrado, esta estaba en un momento o situación en la que no podía o no quería responder a esos temas.

En definitiva, antes de lanzar algún producto o promoción, las empresas deberían asegurarse que eso es realmente lo que quieren sus consumidores. Para saber lo que estos quieren, antes se les debe haber preguntado, pero de una manera sutil o que, al menos, les entretenga.

  1. ¿Por qué las empresas no preguntan?
  2. ¿Es preferible una base de datos con pocos clientes pero muchos datos o viceversa?
  3. ¿Qué maneras sutiles y entretenidas sabéis para captar datos?

Gracias por leer. Espero vuestros comentarios.



2 comentarios:

Tomás Correa dijo...

Ey! Me alegra ver que estás absorbiendo las cosas importantes. Muy bueno el post.

A seguir así David!

David Guerra Terol dijo...

Gracias Tomás!

Si es que aunque no me crean, estoy atento en clase! xd

Publicar un comentario