sábado, 27 de marzo de 2010

Principales conclusiones de un universitario

Hola a todos,

este pasado jueves  25 de marzo de 2010 asistí a mi último día de clases como universitario. Aunque seguiré viendo a mis compañeros porque aún nos quedan examenes y proyectos que realizar y presentar, es obvio que las jornadas de seis horas todos sentados en una clase han llegado a su fin.

Miro atrás y pienso en cuando entré en esta maravillosa carrera que he estudiado durante estos últimos cuatro años y, es inevitable realizar comparaciones. Cuando entré, estaba a punto de cumplir la mayoría de edad y pensaba que el gran conocimiento estribaba en complejas ideas plagadas de tecnicismos. Hoy, con 21 años, concluyo que el verdadero conocimiento reside en las ideas simples y obvias, el tópico de "la diferencia está en los pequeños detalles" pienso que es una de las afirmaciones más brillantes que jamás se han hecho.

No se trata de hablar sobre temas que a nadie le interesan o que nadie entiende sino, de decirle a la gente obviedades que les despierten el interés y les motiven.

He pasado practicamente toda mi vida sentado tras un pupitre escuchando a maestros, profesores, expertos y, profesionales del sector pero, fue hace unas semanas cuando en lo que se auto-denominó como "el primer onlinedoor training de la historia", realizado y ejecutado ejemplarmente por el staff del master EMCOM, cuando descubrí en el recóndito mercado del pueblo de San Mateo en esta isla mientras realizaba acciones de sampling que, en detalles tan rudimentarios como carteles escritos a mano y con prisas donde resaltar el precio de los productos u, ofrecer muestras de producto (sampling) está la verdadera diferencia y el éxito de una empresa.

En los pocos minutos que estuvimos allí desde luego creamos expectación y logramos que se cerraran varias ventas. Es un ejemplo muy básico pero creo que muy gráfico sobre cómo todos, en nuestro día a día personal pero también en el profesional, podemos diferenciarnos enormemente del resto haciendo cosas muy simples, baratas, pero ingeniosas y de un enorme valor añadido.

Finalizo este post citando otro ejemplo. Este mismo jueves, durante la despedida de uno de mis profesores, descubrí que uno de mis compañeros de clase llevaba finalizando cada trabajo durante cada curso con una cita. ¿No es genial? Ese compañero destacó sobre el resto con algo tan sencillo como con una referencia a un autor al final de cada trabajo.
  1. ¿Deberíamos perseguir el simplicty o la sofisticación?
  2.  ¿Sois proactivos en vuestro día a día, ya sea personal o profesional?
  3.  ¿Podemos crear una sociedad o un tejido empresarial innovador y proactivo, o estamos abocados a que las personas con talento siempre estén rodeadas de empresarios y empleados obsoletos y conformistas?
Gracias por leer. Espero vuestros comentarios



6 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena por la iniciativa.

Personalmente me ha encantado tu artículo.

Las preguntas que planteas las respondes tu mismo con tu artículo. No dejes de ser nunca Intraemprendedor a pesar de los jefes que puedas tener desde este momento.

La gente con talento, iniciativa, etc SIEMPRE llega.

David Guerra Terol dijo...

Muchísimas gracias, de verdad.
Espero seguir viendo comentarios tuyos en adelante.

Jonatan dijo...

David me encanta, eres un grande pese a las friki presentation (de envidias) etc, sabes que eres un tío genial!!! un abrazo y sigue así!!!

Suerte!!

David Guerra Terol dijo...

Gracias Jony!

David Macías dijo...

David, felicidades por la iniciativa, sinceramente pienso que tienes mucho potencial y bastante que contar, así que espero que no pierdas nunca las ganas con las que se sale del mundo universitario. Un saludo.

David Guerra Terol dijo...

Gracias David. Espero estar a la altura de ese potencial.

Publicar un comentario